El servicio de reproducción asistida gratuita ofrecido en el sistema de sanidad público catalán, que hasta ahora estaba solo dirigido a mujeres con pareja, de orientación heterosexual y con problemas para concebir, también estará al alcance de cualquier mujer, sin importar su sexualidad, su salud reproductiva o la situación sentimental en la que se encuentren.

Democratización del sistema sanitario

La reproducción asistida se ha convertido en la alternativa para concebir de muchas parejas que, por diversos problemas de fertilidad, no han podido realizar su deseo de tener hijos.

Sin embargo, debido al Real Decreto aprobado en 2006, la posibilidad de acceder de forma gratuita a este servicio estaba limitada solo a aquellas mujeres heterosexuales con problemas diagnosticados de fertilidad y una pareja, dejando a un lado a las mujeres solteras y también a las lesbianas, para quienes los métodos de reproducción convencionales no son una opción.

Para todas ellas, la alternativa a la maternidad debía venir de la mano de la asistencia privada, por lo que el anuncio de Toni Comín, consejero de Salud catalán, acerca de la ampliación de la cartera de clientes que podrán acudir a este método, favorece un acceso más equitativo a este servicio sanitario.

La aprobación en 2014 de la ley catalana contra la LGTBIfobia ha sido el marco ideal para eliminar esta restricción, permitiendo a cualquier fémina optar por la reproducción asistida gratuita tanto si se padecen problemas de fertilidad, como si no se cuenta con razones clínicas.

Mientras que la fecundación in vitro cuenta con una lista de espera de alrededor de 2.800 pacientes, la inseminación artificial no tiene, según Comín, una lista importante, además de contar con un coste menor, por lo que se convierte en el tratamiento ideal para este nuevo colectivo.

Actualmente son 8 los hospitales catalanes que proveen los servicios de reproducción asistida, pero según la demanda la lista podría ampliarse incluso a 20 con el fin de garantizar el acceso a este servicio.

Dejar respuesta