Joyas de bodaLas gemas y metales preciosos son símbolos que lanzan un mensaje oculto y forman parte de la tradición, también en la boda, tanto para la novia, como para el novio. Por este y otros motivos las joyas de boda deben ser elegidas con criterio. Te explicamos cómo.

Aunque cuando hablamos de joyas lo hacemos casi siempre pensando en la mujer, no debemos olvidar que adornarse con joyas no es un privilegio exclusivamente femenino. A los hombres también les gusta verse atractivos y utilizar joyas discretas, capaces de potenciar su masculinidad.

El reloj es quizás la pieza más demandada por el hombre y uno de los grandes recursos para hacerle un buen regalo de boda. Diseños exclusivos, con espíritu vanguardista o de tecnología punta, aportarán elegancia para vestir la muñeca de tu novio, a la vez que potenciará a cada consulta tu recuerdo, haciendo que el inevitable paso del tiempo sea más llevadero…

Las joyas de boda no son sólo cosas de ellas.

Pero si queréis sacar a relucir el lado más vanidoso de vuestro “chico” tenéis a vuestra disposición en el mercado una diversa y atractiva oferta de discretas joyas para el hombre, en las que priman la plata sobre el oro y los diseños lisos, limpios y sencillos.

Desde pulseras con mezcla en cuero, pasando por discretos colgantes y anillos, hasta llegar a los gemelos a juego con un elegante alfiler para sujetar la corbata. Las joyas son, también para el hombre, un elemento de adorno muy apropiado.

Las alianzas son joyas para ambos. Representan los lazos matrimoniales desde hace tantos siglos y para tantas culturas, que no es fácil acertar con el inicio de esta tradición. Ya en el antiguo Egipto se colocaba el anillo nupcial en el cuarto dedo de la mano izquierda, por pensar que estaba conectado directamente con el corazón. Un símbolo de amor inmortal representado por el círculo del anillo, que se completa con los votos realizados por la pareja durante la ceremonia.

El oro, amarillo, rosado o blanco, es el metal más precioso y deseado de todos los tiempos, como símbolo del valor permanente e inalterable de los bienes espirituales. Durante siglos nos hemos dejado inspirar por su belleza y en la actualidad tenéis a vuestro alcance, tanto en anillos como en otros elementos, diseños que se adaptan maravillosamente a todos los gustos y personalidades.

Nuestra recomendación es usarlo con discreción en tu boda y nuestro deseo, que sus propiedades os ayuden y acompañen en el nuevo camino que emprendéis.

Si al brillo del metal se suma la transparencia y la pureza de las gemas preciosas, podréis igualmente beneficiaros también de las innumerables propiedades que se les atribuyen y que transmiten a sus portadores, según su color y variedad. Unas atraen la alegría y otras la fuerza, pero todas tus joyas para la boda contribuirán a conservar la pureza de tu espíritu y a expresar, en el lenguaje de los símbolos, tus sentimientos más profundos.

Joyas de boda con más tradición.

La mitología atribuye símbolos e incluso importantes poderes a las gemas o piedras joya, veamos algunos ejemplos:

  • Las perlas: Son de las más utilizadas para los complementos del traje de novia, envelo, ramo y vestido, o en las joyas. Simbolizan las lágrimas, pero tranquilas, dice la mitología greco-latina que las primeras perlas fueron las lágrimas de alegría de Afrodita y además la pócima de amor de Cleopatra.
  • El diamante: Símboliza fuerza y eternidad, de ahí que esté presente en anillos de pedida y en las alianzas. Pero también es quizás la más empleada para el novio. En alfileres o relojes son un detalle bellísimo de distinción. Los caballeros son casi las únicas piedras preciosas con las que se atreven. ¿Será porque durante milenios se les atribuyó el poder de aumentar la potencia sexual?
  • El zafiro: Los más habituales son los azules pero en realidad se presentan en toda la gama cromática menos en rojo. Esta piedra junto con la esmeralda es muy empleada también en los anillos de pedida. Seguramente porque los antiguos otorgaban a esta gema el poder de la sabiduría, y la capacidad de saber elegir bien ante un desafío.
  • Aguamarina o topacio azul. Las gemas azules, también el zafiro, dicen que atraen la alegría y se consideran muy beneficiosas porque aportan calma, serenidad y bienestar a quienes las poseen, ayudando además a conservar la pureza de espíritu y a expresar los sentimientos.

Si este artículo sobre las joyas de la boda te ha resultado interesante, te invitamos a que lo compartas en las redes sociales con los botones que te mostramos a continuación, tal vez consigas ayudar a otra persona.

Dejar respuesta