En algunas tendencias decorativas se ha puesto de moda el eliminar las cortinas como un complemento de la decoración. ¿Es correcto? No, puesto que los mejores diseñadores de interiores siguen apostando por la cortina como un complemento esencial de toda decoración.

¿Tan importantes son?

Las cortinas cumplen una función mucho más allá de simplemente ser un objeto decorativo. Para comenzar, filtran, pudiendo tapar o disminuir, el paso de la luz, lo que es importante durante los meses de verano, especialmente en aquellas casas exteriores a las que el sol golpea durante todo el día. Además, se convierte en un muro que permite preservar tu privacidad del resto de gente.

Por otro lado, se convierte en un elemento que ayuda a reforzar un estilo decorativo, y acompañado de ciertos detalles de color y estilo, se puede combinar adecuadamente las cortinas con la alfombra, el tapizado de un sillón o si decides poner papel en la pared en lugar de pintarlas.

Además, gracias a las cortinas se puede crear un pequeño engaño a la sensación de amplitud de una habitación. Cuando la habitación carece de cortinas, es cierto que parece que sea más grande, pero también se nota que es un poco fría, ya que se ve todo el exterior y todo el mundo puede ver lo que haces. Por el contrario, las cortinas crean una barrera entre tu habitación y el exterior. Esto dará una sensación de menos amplitud, pero tanta como parece. El ojo capta una falsa sensación de que la habitación parece más pequeña, pero como entra la luz natural de la calle, se siente como si fuera más amplia. Quien crea que las cortinas son un elemento que hay que eliminar de la decoración está muy equivocado, ya que no existe un elemento más importante, tanto decorativo como para el día a día en una casa.

Dejar respuesta