actimel salud

Todos conocemos muchísimas supuestas estrategias para mantener una buena figura. Teorías acerca de aquello que debemos y no debemos comer, y consejos sobre alimentación en general, conocemos todos. Y quizás todo sea mucho más fácil de lo que parece.

Las personas sabemos cuando tenemos hambre, de hecho ya cuando éramos bebés llorábamos para que nos dieran de comer. Así que el tema de comer no tiene por qué ser algo mucho más complicado ahora que somos adultos. Partiendo de esta base, surgió el concepto de la alimentación intuitiva, que es un modelo de comer adaptativo, relacionado íntimamente con las señales que da nuestro cuerpo para mostrar que tiene hambre o que al contrario, está saciado.

Comer intuitivamente, mejor que ordenadamente

Ya algunos expertos apuntan a que no es tan importante hacer un número de comidas en el día, ni hay unos ingredientes tan sumamente imprescindibles. Cada vez más se está viendo a todo lo relacionado con la alimentación como un proceso, más que como una dieta. Alimentos como Actimel aportan más a nuestras defensas que a nuestras ganas de saciarnos. Tenemos que interpretar las señales que nos ofrece nuestro organismo, y no estar tan pendientes de las costumbres establecidas, que no siempre son beneficiosas.

Antiguamente existía muchísima menos información sobre alimentación en general. No se escuchaba hablar de conceptos como las calorías, y no obstante la gente comía mejor. Esto es así porque realmente, se limitaban a escuchar su cuerpo. Es decir, comían intuitivamente.

Pero también hay que tener en cuenta que esta intuición va disminuyendo con los años. Cuando somos pequeños, nos ponen las normas a la hora de comer: cuándo y cuánto tenemos que comer. Ya de mayores, veces hacemos dietas, y cambiamos nuestra forma de comer también. Todo esto va alterando ese proceso intuitivo a lo largo de los años. Cada vez más se recomienda que se deje a los niños comer solo lo que piden, y no obligarles a más, evitando así futuros trastornos alimentarios.

Dejar respuesta