German Chancellor and leader of the Christian Democratic Union (CDU) Angela Merkel gestures during the second day of the CDU party congress in Karlsruhe, Germany December 15, 2015. REUTERS/Kai Pfaffenbach TPX IMAGES OF THE DAY - RTX1YQ8Q

El 20 de enero de 2017 Donald Trump jurará su cargo ante los estadounidenses, y los principales líderes mundiales ya han comenzado a mostrar su apoyo al nuevo presidente. La canciller alemana Ángela Merkel ya ha declarado públicamente su disponibilidad a colaborar con Trump y mantener así una alianza fuerte con Washington.

Para demostrar su compromiso Merkel declaró la necesidad de incrementar el presupuesto destinado a la defensa, que actualmente es de 1,3 % del producto interno bruto de Alemania, una demanda que en el pasado Obama ya había definido como importante.

Presión por incrementar la seguridad

Durante su polémica campaña, Donald Trump cuestionó la eficacia de la colaboración entre Estados Unidos y la OTAN si el resto de países participantes no incrementaba su presupuesto de inversión en materia de defensa. Mientras la OTAN considera que el 2% del PIB es lo ideal, Alemania solo contribuye con el 1,3%, pero Merkel asegura que han recibido el mensaje y que están dispuestos a reaccionar.

Aunque la mandataria alemana recordó el importante vínculo entre ambas naciones y la necesidad de continuar colaborando juntos, la realidad es que algunas de las propuestas de Trump se enfrentan directamente con causas por las que el gobierno de Merkel ha luchado, como la necesidad de evitar el cambio climático o el compromiso de trabajar en pro del comercio internacional.

Por su parte, Obama ha dejado muy claro tanto al pueblo alemán como al resto de las naciones europeas que la llegada de Trump al gobierno no cambiará la alianza entre Europa y EEUU, que ha estado en pie durante más de 70 años.

Los próximos meses serán una indudable época de cambios, no solo en la Casa Blanca, sino también en el seno de todos los países que colaboran activamente con Estados Unidos.

Dejar respuesta