¿Qué es lo que hace a la gente querer ir a un restaurante? ¿Solo van por la comida? No, hay otros factores que inciden en que una persona prefiera salir a comer fuera en lugar de quedarse en casa.

Nada mejor que comer fuera

Al comer fuera se puede hacer mucha más vida social que si se estuviera dentro de casa. El ambiente de un buen restaurante es algo diferente al que hay en la casa, que hace que haya ganas de quedarse allí mucho tiempo. Si a esto se le añade un trato exquisito por parte de los camareros, sumado al hecho de que la comida es deliciosa, ¿qué más pueden pedir los clientes?

No obstante, ¿es posible que esta tendencia haya cambiado? Ahora, al ir a un restaurante, la gente ya no habla, sino que cada persona de la mesa esta ocupada con su teléfono móvil. ¡Hasta los más pequeños están quietos jugando con el móvil! Esto hace que las conversaciones entre los comensales sea prácticamente nula.

¿Por qué salir a comer a un restaurante en lugar de quedarse en casa?

No son pocos los restaurantes que han puesto anuncios en sus restaurantes de “Al entrar apaguen sus teléfonos móviles” o “Por favor, apaguen sus teléfonos móviles y hablen. Nos encantaría escucharles”, para animar a la gente que cuando estén comiendo se libren de su obsesión por el teléfono móvil. Otros han buscado ideas un tanto más atractivas, como el ofrecer importantes descuentos si no se usa el móvil.

Pero la gente también está intentando librarse de esta manía. Muchos llegan a un acuerdo de dejar el móvil sobre la mesa y que el que sea el primero de la mesa en cogerlo y mirar que es lo que dice un mensaje o llame por teléfono será quien pague la comida.

Aunque, ¿si el restaurante es bueno hace falta pensar en el teléfono móvil todo el tiempo? Claro que no, solo hay que buscar un restaurante con un buen ambiente y buena comida y olvidarse de todo lo demás.

Dejar respuesta